La propuesta de Urbiola no se basa tanto en la memorización o en la simple explicación teórica de un concepto, sino que va más lejos: aspira a enseñar a pensar a la gente, creando un entorno que potencie dicho desarrollo, con un enfoque centrado en dos premisas básicas:

La formación tiene que resultar atractiva. Utilizamos una metodología innovadora que capta el interés de los participantes, utilizando dinámicas y juegos que involucren, impliquen y hagan ejercitar lo que se está aprendiendo.

La formación ha de ser reiterada. Se llama el “efecto tropiezo”. Es más fácil que algo se utilice cuando uno “tropieza” con ello de forma reiterada.